Aviso a marcas y Community Managers: El social media no tiene superpoderes!

Dejar volar la creatividad en nuestro devenir social es una de las fórmulas más eficientes para descubrir los aspectos intangibles del Social Media que están provocando cambios estructurales en nuestra cultura.

Comenzamos un nuevo año en el que la consigna es comunicar, comunicar, comunicar, compartir, compartir, compartir y conformar redes productivas, eficientes y retroalimentadas, pero… son muchos los emprendedores, empresas y PYMES, que aún se preguntan ¿Qué hacemos con las redes sociales?

La figura del Community Manager se nos presenta como el ejemplo tangible del liderazgo actual, dejándonos grandes enseñanzas con las que enfrentar las asignaturas que aún tenemos pendientes con el Social Media.

El Social Media no tiene súper poderes

Son muchas las marcas que aún esperan resultados inmediatos y explosivos de su presencia en las redes sociales, sin darse cuenta que; expectativas irracionales = fracaso de las estrategias de marketing. Lo que además, provoca un serio menoscabo n la reputación de las marcas.

Internet nos ha concedido diversos dones; tenemos la ubicuidad, como posibilidad de estar presente, conectado e interactivo, en las distintas plataformas y entramados donde está nuestro target y nuestra competencia, ejerciendo simultáneamente nuestro papel de productor y consumidor.

Y también tenemos la acción social que para muchas marcas aún se mide en el número de “me gusta” o “re-tweet” pensando que ello aumentará de forma inmediata las cifras de ventas. ¡Gran error!. Ningún Community Manager profesional será capaz de hacer crecer a su marca sin el análisis profundo de los objetivos, la competencia y las necesidades que emergen de la interacción.

La falta de planificación y constancia siempre perjudica al servicio de atención al cliente y obviamente, es el fin de la aventura social para cualquier marca. Las redes sociales no tienen súper poderes, son sólo las plataformas que nos permiten elevar la eficiencia de nuestras acciones.

Lo que natura non da, Salamanca non presta

Esta máxima se acuñó cuando la ciudad de Salamanca (España) era sinónimo inequívoco del “saber”. Se centra fundamentalmente en exaltar la importancia de la identificación de los talentos y nos viene a decir que, si no se tiene talento de forma innata (o si el profesor no sabe identificarlo), nada puede sustituirlo.

En el mundo digital actúal, las redes sociales se emplean para poner en contacto a las personas conformando un entramado en el que la naturaleza única de cada individuo se une dando forma a un modelo de producción radicalmente distinto al que estamos acostumbrados. Ahora la consigna es “tanto produces = tanto logras”

Las empresas deben asegurar que sus equipos de trabajo se mueven por la pasión de la motivación que subyace en cada uno de los “talentos” con los que trabaja y para ello, se necesitan nuevos líderes con la capacidad para identificar talentos.

Se ha pedido el control en las relaciones con los empleados quienes, pasan a ser clientes internos. Los motores de los nuevos negocios son la pasión y la motivación. Asistimos a un cambio estructural de la cultura interna de las empresas, indispensable para aprovechar el potencial del Social Media.

Las redes sociales son sólo un “atrapa–emociones”

Se me antoja una analogía entre los clásicos “atrapasueños” y su efecto catalizador y las redes sociales donde, el gran desafío es “planificar emociones y transformarlas en innovación y eficiencia”

En la acción social es indispensable ponerse en el lugar del otro. Avanzamos por un modelo que nos exige mirar hacia las necesidades ajenas en lugar de las propias y preguntarnos qué buscan nuestros clientes antes que, cuáles son nuestros objetivos de negocio.

Debemos interactuar buscando conformar vínculos empáticos y comprometidos, centrados en la confianza y para ello, el entramado social nos concede el acceso en tiempo real a las emociones de todos y cada uno de los “Prosumidores” que ahí interactuamos. Las redes sociales no nos conceden el don de la socialización, únicamente hacen visible lo que nosotros podamos entregar. Si buscas que te escuchen, escucha, si buscas que te ayuden, ayuda, si buscas confianza… cumple tus compromisos.

La falta de todo ello es la que mantiene siempre en la cuerda floja a las marcas debido a deficiencias en el servicio de atención al cliente y es que, aceptar que necesitamos del otro, supone un cambio estructural de paradigmas culturales.

Estar en las redes sociales sí pero…

La consigna es “hay que estar” en los Social Media, nuestros clientes, proveedores, aliados, amigos, familiares, conocidos… todo el mundo está en las redes sociales.

Vender un perfil innovador sólo es posible si se mira hacia los lados para descubrir y compartir calidad o identificar necesidades que no han sido cubiertas, mientras mantenemos nuestros esfuerzos en la satisfacción de nuestros clientes.

El tiempo es escaso, la información ilimitada y la competencia feroz estar es importante pero hay que tener una razón para ello. Generar impacto inicial es muy eficiente para captar la atención de nuestro público, pero es necesario tener una voz propia, cohesionada, planificada y focalizada, para lograr su fidelización.

Estar en las redes sociales optimiza la eficiencia de nuestras acciones que son ilimitadas ante la conectividad permanente, y nos mantienen en constante proceso de aprendizaje e innovación. Pero, ningún Community Manager profesional puede decirle que “estar en las redes sociales” es “per-se”, sinónimo de éxito inmediato.

Tomado de: http://www.puromarketing.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>