Frecuencia y promoción, hijos de los Reyes del Marketing de contenidos

El marketing de contenidos sigue ganando importancia y relevancia en todas las estrategias de marketing online y social media. Para muchos esto puede que parezca una novedad que adquiere fuerza en esta nueva era social donde las redes sociales acaparan gran protagonismo. Sin embargo, más allá de esta creencia, el marketing de contenidos no es más que el fiel recuerdo de la historia de un  Rey al que muchos dieron por muerto.

Generar contenidos para ganar notoriedad como marca y atraer al usuario regalándole nuevas historias y experiencias, es la base del inbound marketing o ‘marketing de atracción 2.0′. Y si en esta familia Real, donde contenido es el Rey y su contexto la Reina, Frecuencia y Promoción se presentan como hijos directos y descendientes de esta realeza.

Generar contenido no es otra cosa que transmitir información, que tiene como origen un individuo concreto y se dirige hacia los demás de manera que el conocimiento fluya en una sociedad, mercado o grupo. Pero más allá de su fondo y contexto, cuya importancia no deja de ser un aspecto sumamente importante ¿Con que frecuencia compartimos y cómo promocionamos nuestros contenidos?

Con a llegada de las redes sociales y los nuevos hábitos y tendencias de los usuarios por compartir información, disponemos de nuevos canales de distribución para la promoción de contenidos. Ágiles, rápidos yen tiempo real! Sin embargo desconocer la forma adecuada de controlar la frecuencia de publicación y la forma de promocionarlos puede echar por tierra toda nuestra estrategia de marketing de contenidos, perdiendo a la vez todas las oportunidades que podemos aprovechar para alcanzar una mayor efectividad y rendimiento de nuestras acciones.

Para asegurarnos de una óptima promoción, debemos asegurarnos de mantener una presencia activa en todos los canales donde fluye y se comparte la información. En este sentido, las redes sociales más populares como Facebook, Twiiter o Linkedin se posicionan como las mejores candidatas para poner en machar nuestra estrategia y distribuir la información para que esta sea a su vez compartida por otros usuarios. A su vez para lograr que así sea, El Rey y la Reina tienen que cumplir su cometido. Calidad de información y un buen contexto!

Promocionar y compartir información puede resultarnos una tarea fácil y sencilla. No obstante es aquí donde surgen algunos de los aspectos que pueden conducirnos a cometer errores. Saber gestionar y controlar nuestra frecuencia a la hora de compartir información puede ser vital para lograr con éxito nuestro objetivo.

La tendencia en aumento y la necesidad de ganar más relevancia y notoriedad, ha llevado a que muchos sean los que de forma errónea apuesten por las malas prácticas. El nuevo spam social, saturación de información, bombardeo de contenido no relevante. Todo ello con el único objetivo de generar un continuo flujo y rápido retorno que más bien nunca llegará y que podrá generarnos grandes perjuicios de reputación y molestias entre usuarios seguidores y fans que podrían verse en la tesitura de dejar de ‘acompañarnos’.

Las redes sociales tienen sus propios mecanismos y ‘leyes físicas’. Las reacciones de los usuarios se suceden en tiempo real cuando compartimos o promocionamos información que a su vez otros comparten, pero también necesitan degustarla, disfrutarla y digerirla. Intentar ‘atiborrar de alimento’ a quienes sienten interés por aquello que podamos decir o compartir, puede ocasionar sin duda una mala digestión. Es decir, un problema generado por la incapacidad de asimilar información, que al igual que el exceso de alimento, no es para nada bueno ni recomendado y que finalmente repercutirá directamente sobre nuestra salud, o lo que es lo mismo en este caso, los resultados del propio retorno esperado.

Veámoslos desde el punto de vista del un gran chef o cocinero que nos sirve pequeños platos para degustar. Las pequeñas tomas nos deleitan el paladar. Disfrutamos los colores, la presentación, los sabores. De forma pausada podemos digerir y asimilar cada uno de los platos especialmente cocinados sin que ninguno tenga que ser rechazo o pasado por alto debido a nuestro empacho. ¿De que valer cocinar demasiado para que los platos queden siempre llenos encima de la mesa?

¿Ahora entienden por que es importante la forma de servir y degustar cada uno de estos platos?  Recuerde! Frecuencia y promoción, son los hijos de los Reyes del Marketing de contenidos y parte importante del éxito de su propia estrategia.

Tomado de Puromarketing.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>