30 ideas para la estrategia de Marketing de Pymes sin grandes presupuestos

Las Pymes y los emprendedores independientes se enfrentan todos los días a la falta de presupuesto para invertir en cuestiones como el marketing. Viven al día y la mayoría de las veces el dinero que llega se destina a la operación del negocio, pago a proveedores, sueldos, inventario, etc.

Los que nos dedicamos al marketing en este sector de empresas, debemos tener clara las prioridades de nuestros clientes, y a pesar de que sabemos que el marketing es una de las mejores soluciones que puede impulsar a cualquier negocio a triunfar, las estrategias que les ofrezcamos deben ir encaminadas a optimizar al máximo los presupuestos, deben ser muy dirigidas, a targets muy concretos y bien segmentados, y deben ser a corto y mediano plazo.

Bien, después de esta breve reflexión en realidad lo que quiero es dejarles una lista de ideas que aunque pueden tener un mínimo coste asociado, requerir de algunos recursos o invertir algo de tiempo extra, pueden realizarse sin necesidad de disponer de un alto presupuesto.

  • Hacer una lista de todos tus posibles clientes, usando la sección amarilla o internet.
  • Pedir a todos tus contactos: clientes, amigos, familiares, antiguos jefes o compañeros, etc. el nombre de personas y empresas en las que te puedan recomendar, pero directamente ellos.
  • Preparar en tu propio ordenador una presentación en Power Point de tus servicios o productos, si no sabes cómo hacerlo puedes pedir ayuda a hijos, amigos o vecinos.
  • Generar alianzas estratégicas con otras marcas para poder promocionar tus servicios o productos.
  • Buscar alianzas entre negocios pequeños o entre emprendedores independientes con los que puedas complementar servicios y/o productos y generen sinergia entre ambos.
  • Hacer intercambios con medios masivos para que puedan promocionar tus servicios o productos a cambio de ellos.
  • Pedir ayuda a amigos y familia para que entre sus conocidos difundan tu Marca.
  • Telemarketing. Llama a toda tu lista de posibles clientes personalmente para ofrecer tus servicios o productos.
  • Visitar a todos tus clientes pasados o inactivos para recordarles que sigues ahí.
  • Capacitación. Puedes ofrecer cursos sobre tu área de especialidad para poder con esto ampliar tu red de contactos.
  • Inscríbete en una Cámara o Asociación empresarial como COPARMEX, CANACO, etc. según tu tipo de negocio y trabaja tus relaciones públicas en ellas.
  • Ofrecer dar conferencias gratuitas en diferentes foros para ampliar tus contactos y posicionar más tu reputación.
  • Realizar campañas de volanteo creativas y bien segmentadas, no repartas volantes a lo loco.
  • A cada persona a la que entregues Tarjetas de Presentación regálale dos y pídele que regale una a quién crea le pueda interesar. Esta sencilla acción a mí me ha funcionado muy bien.
  • Nunca salgas a ningún lado sin tarjetas de presentación, ni cuando sales de vacaciones.
  • Que TODOS sepan a qué te dedicas: amigos, familia, vecinos, amigos de tus hijos, sus padres, su escuela, etc. ¡Todos!
  • Cambaceo. Viejito, pero no falla. Toca de puerta en puerta en lugares donde puedan estar tus clientes, para promover tus servicios.
  • Pruebas gratis (Sampling). Si tu producto no es caro, ofrece muestras a tus prospectos.
  • Networking. Llama a tus contactos y pídeles 3 personas que puedan estar interesadas en lo que ofreces.
  • Papelitos en la calle. Haz un anuncio de tu producto o servicio. En la parte inferior, pon tu nombre y teléfono en pedacitos que la gente pueda cortar y llevarse, y pégalos en cafés, tienditas y cabinas de teléfono.
  • Crear Convenios con beneficios tangibles para cierto tipo de empresas. Por ejemplo para los miembros de la Asociación de colonos, o para las familias de la escuela de tus hijos, etc.
  • Si tienes un negocio en una plaza o en una calle comercial organiza publicidad con todos los locatarios en las colonias cercanas.
  • Asistir a Ferias y Eventos de tu giro de negocio, una vez más para hacer relaciones públicas.
  • Rotular tu automóvil con el logotipo y el teléfono o web de tu empresa.
  • Colocar carteles o folletos en lugares estratégicos, según tu mercado.
  • Abrir una cuenta de Facebook y crear una FanPage, invitar a tus conocidos e ir creando una comunidad en la que puedas promocionar tus servicios o productos.
  • Abrir una cuenta en twitter, invitar a tus conocidos e ir buscando personas que puedan estar interesadas en tus servicios y productos.
  • Abrir una cuenta en Linkedin, buscar perfiles que puedan estar interesados en tu perfil personal.
  • Abrir un canal en YouTube, generar valor a través de Video Marketing.
  • Crear un Blog en WordPress.com es gratuito y es una de las mejores herramientas web para generar reputación y comunidad. Esta puede ser tu página web.
  • Regalar un incentivo de suscripción den tu Blog para conseguir emails: un ebook, un catálogo, un cupón de descuento, etc.
  • Crear campañas de email marketing con los emails suscritos a tu blog y enviar un newsletter, invitaciones, felicitaciones, ofertas, promociones, liquidaciones, etc.
  • Generar información valiosa sobre tu área de experiencia según tus propias habilidades: videos, artículos, podcast, etc.

Como siempre espero que esta breve información te sea de utilidad. ¿Tienes más ideas?

Tomado de Puromarketing.com

IMPORTANTE:

  • Diplomado de Marketing en Internet toma uno de los módulos del diplomado, pagan 2 y asisten 3 AQUÍ
  • Diplomado Community Manager y Comunicación 2.0. de Junio 8 a Septiembre 14  toda la info AQUÍ
  • Conozca nuestra agenda académica del 2012 AQUÍ

Los Niveles de Influencia en las Redes Sociales y su Importancia

¿Sabe usted qué es más importante, tener muchos seguidores o influir mucho en nuestros seguidores para que ellos propaguen nuestro mensaje en cascada?

La respuesta a este punto es que ambas cosas son importantes ya que tener mucha influencia logra la propagación del mensaje en cascada hacia los seguidores de nuestros seguidores y así sucesivamente, pero esto se ve favorecido mientras mayor cantidad de seguidores tengamos nosotros (nuestras empresas, marcas, productos y servicios).

Ahora bien, para comprender mejor esto debemos entender los diversos niveles de influencia que se pueden manejar en las Redes Sociales, ya que tanta importancia tiene las cosas que se dicen como quién las dice. Esto define lo que hoy en día se conoce como la “influencia social”.

En primer lugar, se habla del Alcance Verdadero, lo cual representa el segmento de nuestros seguidores que realmente reciben nuestro mensaje cuando lo emitimos o que realmente son relevantes. Esto implica que podemos tener muchos seguidores, sin embargo, no se habla de un Alcance Verdadero cuando casi nunca interactuamos con parte de ellos o algunos son simplemente falsos usuarios manejados por robots o que se han creado automáticamente para hacer spam. El Alcance Verdadero entonces es nuestro nivel de influencia sobre los seguidores humanos o contactos relevantes con los cuales interactuamos en forma periódica.

En segundo lugar, se puede hablar de la Probabilidad de Amplificación, lo cual se refiere a la probabilidad de que nuestros contenidos sean manejados por los seguidores para reenviarlos a terceros o mencionarnos como fuentes de los mismos, generando así una conversación más amplia sobre dicho tema. Esta amplificación dependerá de ciertos aspectos tales como el compromiso implícito que nuestros seguidores tienen hacia nosotros, la velocidad con la cual propagan nuestro mensaje una vez que lo emitimos y la cantidad de reproducciones o interacciones que dichos mensajes producen.

Por otra parte podemos hablar de la Influencia en la Red. Este concepto está relacionado con los niveles de influencia que tienen nuestros seguidores hacia sus seguidores respectivos, es decir, tendremos mayor Influencia en la Red en la medida en que nuestros seguidores (con los cuales interactuamos en forma continua) sean más influyentes sobre sus propios seguidores.

No importa en qué área de negocios o institucional nos encontremos (organización, marcas, productos y/o servicios), para lograr mayor posicionamiento y penetración en nuestro público objetivo debemos mejorar nuestra habilidad para generar acción en las personas e “influenciar” en ellas para que reaccionen (preferiblemente en forma positiva) acerca de nosotros con cada interacción que tenemos en las redes sociales. Esto a su vez se favorece cuando hacemos llegar nuestras ideas y mensajes a las personas adecuadas, influyendo sobre ellos, acaparando su atención y logrando que propaguen el mensaje hacia los demás causando un efecto de “bola de nieve”.

Cuando hablamos de los niveles de influencia en los medios sociales no estamos especificando una red en particular sino todas las redes posibles donde interactué nuestro nicho de mercado específico (ej. Twitter, Facebook, Google+, LinkedIn, Youtube, entre otros).

El uso de indicadores de Influencia en las Redes Sociales está siendo cada vez más considerado para las grandes marcas, creando recompensas (ej. premios, descuentos, beneficios, etc.) para los seguidores que tengan un mayor nivel de influencia sobre los temas o nichos de interés ya que, nuevamente, no es solo importante lo que se dice sino quien lo dice, cómo influye en los demás y en cuantos influye.

Pero ¿Qué es la Reputación Online y por qué es importante para su marca?, pues bien, la reputación es uno de los valores más difíciles de medir.

Algunas herramientas permiten clasificar los temas sobre los que alguien escribe por sus áreas de interés, manejando así los “campos de experiencia”. Ahora bien, si gran cantidad de personas escriben sobre los mismos temas, y reproducen o enlazan los mensajes que nosotros generamos, entonces se puede considerar que somos una fuente relevante en ese tema. Una cosa es ser Popular (cantidad) y otra cosa es ser Influyente o Relevante sobre un tema, nicho o área de mercado (calidad y focalización).

Un artista o político, por ejemplo, puede ser seguido por millones de personas pero no necesariamente tiene una verdadera influencia en la red de dichas personas, a menos que cada vez que emita un mensaje éste sea replicado por gran cantidad de sus seguidores y genere conversación y/o discusión.

Herramientas como Klout clasifican a los “influyentes” en 16 categorías en función de su estilo de comunicación, su público y su participación (sin importar los temas específicos que tratan), de allí entonces se derivan: Celebridades (la gente sigue cada palabra, y comparte su contenido al máximo), Creadores de Estilos (Saben lo que les gusta y lo que le gusta a su público, generando tendencias propias), Expertos (Comparten y crean noticias. Sus opiniones son muy extendidas y de alta confianza, reconocidos como líderes en su industria, cuando hablan, la gente te escucha), Líderes de Pensamiento (Líderes de opinión en su segmento, generan confianza, sus mensajes son compartidos por su relevancia, ayudan a entender los acontecimientos importantes del segmento), Difusores (Difunden gran contenido que se extiende rápidamente. Son fuente de información esencial para su segmento. Tienen un público amplio y diverso), Curadores (Destacan a las personas más interesantes y comparten el mejor contenido en la web), Alimentadores (Su público los usa para generar un flujo constante de información sobre su sector o tema), Sindicadores (Vigilan y comparten lo que es tendencia y qué se debe observar), Creadores de Redes (Saben cómo conectar con las personas adecuadas y compartir lo que es importante para su público, con un alto nivel de compromiso y una audiencia influyente), Socializadores (Son el centro de la escena social y permiten saber lo que está pasando), Especialistas (Dentro de su área de experiencia su opinión es insuperable y sus seguidores son muy focalizados), Activista (Comparten sus ideas o causas), Conversadores (Aman comunicarse con los demás, son creativos y siempre tienen la primicia), Aficionados (Novatos en la web social que comparten muy poco), Exploradores (Participan probando nuevas maneras de interactuar, explorando el ecosistema para ellos), Observadores (No comparten mucho y disfrutan de la observación).

En Internet existen diversos servicios que ayudan en la medición de estos Indicadores de Influencia en las Redes Sociales (ej. Klout, Wefollow, Twitalyzer, Socialbakers, Icerocket, Socialmention, Howsociable, Kurrently, entre otros). Sin embargo, todos estos servicios se basan en mediciones y cálculos matemáticos que no necesariamente analizan el comportamiento humano a profundidad ya que, aunque pueden contar los mensajes y sus repeticiones asociando en algunas oportunidades las palabras clave, no pueden interpretar lo que se dice y cómo se dice por las personas que los manejan. Es por esto que estas herramientas deben ser utilizadas e interpretadas por los expertos en el Social Media Management (Gestores de Redes Sociales / Comunicadores Sociales) y el eMarketing (Especialistas en Mercadeo en Internet) para poder llegar a una conclusión más exacta acerca de los niveles de influencia positivos o negativos que se tengan.

IMPORTANTE:

  • Diplomatura de Mercadeo en Internet desde marzo 23 a junio 6 toda la info AQUÍ
  • Diplomado Community Manager y Comunicación 2.0. de Junio 8 a Septiembre 14  toda la info AQUÍ
  • Conozca nuestra agenda académica del 2012 AQUÍ

Web Cerebral: La Transformación de la Web 4.0

El concepto de Web 2.0 ha quedado obsoleto…

Parece que tenemos un poco más de definiciones concretas sobre el modo en que se está desarrollando Internet y lo que viene a futuro: el concepto de Web 2.0 ha quedado obsoleto (ya pasaron 7 años desde su nomenclatura) y ahora entramos en un punto de definir a la siguiente fase, aunque todo indica que la Web 3.0 ya llegó hace rato y también ha quedado atrás. Repasemos: el término 2.0 fue acuñado por el especialista en software y código Tim O’Reilly en 2004 y ahora, en una conferencia que brindó en Madrid en la V edición del Foro Internacional de los Contenidos Digitales (FICOD), O’Reilly dijo que la denominación ha quedado “obsoleta” y que lo que se impone es la movilidad y la nube.

Por eso, como explica la especialista española en marketing digital María José López, lo que viene (en realidad lo que ya llegó) es la fusión entre la Web y el Mundo real, lo que O’Reilly junto al periodista John Battelle llamaron en 2009 Web Squared o Web² (Squared en castellano es “al cuadrado”). ¿Cuál es la diferencia principal? La inteligencia. Así como la 2.0 concebía a la red como una gran participación común (comunidades, aplicaciones, blogs, redes sociales, alojamiento de videos, wikis), la Web² potencia todo esto y le suma lo que venimos observando en los úlimos tiempos: el filtrado, la inteligencia colectiva y sobre todo la fusión y convergencia entre lo virtual y lo real, lo que López denomina como Realidad Aumentada.

Y la cada vez mayor participación social y la aparición de sensores (smartphones, cámaras) alimentando las aplicaciones y plataformas, hacen que la Web ya no crezca aritméticamente, sino exponencialmente, de ahí el término Web al cuadrado. Por lo tanto, la Web² viene a ser la Web 2.0 multiplicada, una Web Ubicua.

La Web 4.0 de hoy

Tim O’Reilly explicó en Madrid que la transmisión de conocimiento a través de la red convierte a los internautas en “un cerebro único” y en una “mente global”, advirtiendo la simbiosis hombre-máquina, que para él es fundamental, ya que lo importante no es el dispositivo sino los servicios a los que está conectado y que adquieren sentido a partir de la información que le facilitan distintos sensores, poniendo como ejemplo un GPS.

Cuando el término Web 3.0 se mencionó por primera vez en 2006, se hizo foco en la inteligencia artificial, la aparición de las máquinas inteligentes. IBM, siempre un paso adelante, desarrolló este año una supercomputadora llamada Watson que ganó una ronda de tres juegos seguidos de Jeopardy, un concurso de TV de EEUU con preguntas sobre historia, literatura, bellas artes, cultura popular, ciencia, etc; la máquina venció a los dos máximos campeones y ganó un premio de 1 millón de dólares, que la empresa donó a obras de caridad. La idea de IBM y también de Google, es utilizar esta inteligencia artificial para una de las herramientas más preciadas del marketing: conseguir información única. Por caso, se menciona que están desarrollando la novedad de predecir qué canciones serán un éxito, tomando como base información de las webs de música de las universidades.

La movilidad, que borra las barreras preexistentes entre lo virtual y lo real, y que nos proporciona una Web más rápida y personalizada, también llegó. José Luis Orihuela, experto en el campo de las nuevas tecnologías, lo pone en claro con un par de ejemplos: “Cuando haces una compra en un portal de Internet (mundo virtual), en tu cuenta de banco hay tantos dólares menos (mundo real)“. Y esa compra, claro, puede hacerse desde cualquier sitio donde uno se encuentre online (con un teléfono o una portátil).

El otro de los conceptos que para O’Reilly hoy tienen valor es el de la nube, término conocido como computación en la nube (Cloud Computing), donde se ofrecen servicios de computación a través de Internet. Aquí, la información se almacena de manera permanente en servidores de Internet y se envía a cachés temporales de cliente, lo que incluye equipos de escritorio, centros de ocio y portátiles, eliminando de a poco los dispositivos de hardware de traslado de información y ahorrando energía, aunque también corriendo el riesgo de no obtener lo que es nuestro si por algún motivo no se puede acceder a Internet.

El futuro y el presente

La Web Ubicua, antes mencionada, supone que está ‘u’ de ubicuidad -cualidad que ancestralmente sólo se atribuía a los Dioses, ya que un contexto teológico se refería a una deidad que está presente a un mismo tiempo en todas partes en forma omnipresente- dota a los usuarios de la posibilidad de estar en todas partes, en todos los entramados sociales, teniendo a mano todas las novedades y las tendencias existentes. Hablamos aquí de una Web U (Web You, en inglés, para decir que la Web es Nuestra).

El gurú Raymond Kurzwei, empresario y científico especializado en ciencias de la computación e inteligencia artificial, vaticinó que en 2029 las computadoras tendrán la potencia de proceso equivalente a la de un cerebro humano, lo que permitirá desarrollar un nuevo sistema operativo Web y avanzar en el campo de la nanotecnología. Kurzweill predice que dentro de 18 años podremos dialogar de forma natural y online con una agente virtual inteligente, a través del cual se podrán realizar operaciones bancarias o de comercio electrónico. Para acceder a Internet, habrá medios delgados, ligeros, portátiles y con muy alta resolución, integrado a los vehículos, y donde existirán implantes neuronales con acceso directo a la Red que mejorarán las funciones cerebrales superiores como la memoria, la velocidad de aprendizaje y la inteligencia en general. Aquí, deberíamos hablar de Web Cerebral.

Pero estamos terminando 2011 y en plena fase de transformación de procesos: todo es una gran Web 2.0 aumentada, multiplicada, dotada de inteligencia colectiva y donde se fusiona lo virtual y lo real, que podemos denominarla Web 4.0 (la Web 2.0 al cuadrado). En poco tiempo se sumará a grandes volúmenes la inteligencia artificial y tal vez mucho antes de 2029 veamos aplicado el concepto de Web Cerebral. Mientras, esta fase 4.0 sigue avanzando, transformándose y progresando, con el ideal de mejorar la calidad de vida humana, de brindar soluciones y de sociabilizar (más y mejor para todos) su uso y acceso. El logro será que la idea se convierta en acción y ésta en concreción.

Tomado de: www.puromarketing.com

Cómo planificar una acción de Marketing en las Redes Sociales

En la actualidad las empresas son más susceptibles al “Consumidor 2.0”. Este nuevo consumidor que nace con Internet, utiliza las plataformas sociales para informarse sobre productos, servicios y marcas. A partir de su participación, este tipo de usuarios tienen una fuerte incidencia sobre la imagen pública de las empresas que debe ser tomada en cuenta.

Silvina Moschini, CEO & Founder de Intuic, analiza el nuevo rol de las empresas en este contexto y afirma: “Ignorar las redes sociales o no estar en ellas no es una opción. Al contrario, es una manera efectiva de manejar la relación con los consumidores, evitar críticas y comentarios negativos”

A continuación claves y consejos para diseñar una estrategia de marketing en redes sociales efectiva.

En un mundo cada vez más conectado, los consumidores pasan muchas horas del día online. Tienen perfiles en Facebook o Twitter, se comunican a través de las plataformas web, buscan información sobre productos y servicios en foros y blogs e incluso, en muchos casos, publican sus propios comentarios. Este fenómeno de conectividad y sociabilidad online constituye, sin lugar a dudas, una nueva oportunidad para llegar a una gran cantidad de consumidores potenciales. Pero ¿cuáles son los pasos a seguir para comenzar?

Antes de iniciar una estrategia en medios sociales, es fundamental sacarse de encima algunos miedos. Muchas organizaciones muestran temor ante una plataforma social que permite a los usuarios expresar públicamente sus opiniones frente a millones de personas. Pero ignorar las redes sociales o no estar en ellas no es una opción. Por el contrario, la presencia en las plataformas de sociabilidad online es una manera efectiva de manejar la relación con los consumidores, evitar críticas y comentarios negativos. Los usuarios suelen mostrarse menos dispuestos a hablar negativamente sobre aquellas compañías con las que interactúan habitualmente, por lo que es importante establecer una relación fluida con ellos.

Definir objetivos claros

Como en toda estrategia de marketing, lo primero que se debe hacer a la hora de comenzar a planificar una acción en medios sociales es plantearse metas precisas, mensurables y que, posteriormente, permitan realizar una correcta evaluación de la acción.

En este sentido, es imprescindible preguntarnos qué objetivo pretendemos alcanzar con nuestra acción. Por ejemplo:

  • Aumento de visitas al website corporativo
  • Mayor visibilidad de la marca online
  • Promoción de nuevos productos y/o servicios
  • Contacto con clientes potenciales
  • Fortalecimiento de la relación con clientes actuales
  • Determinar los medios para la acción

Una vez establecidos los objetivos, es necesario definir las herramientas y estrategias más adecuadas para alcanzarlos. En este sentido, hay que tomar en cuenta que no todas las redes sociales tienen el mismo público ni funcionamiento. LinkedIn, por ejemplo, es casi exclusiva para contactos profesionales; Twitter suele ser el medio preferido por geeks y fanáticos de la tecnología; Facebook es más abierto e informal. Lo fundamental es determinar dónde está el público al que queremos dirigirnos, y no olvidar que cada plataforma maneja sus propios códigos y reglas de socialización.

Desarrollar una estrategia de contenidos

Si ya contamos con objetivos y ya seleccionamos el medio que utilizaremos para alcanzar esas metas, en función de estas variables resta definir los mensajes. Para esto, es importante desarrollar una estrategia de contenidos que sea coherente y consistente a lo largo del tiempo.

Antes de lanzarnos a postear es imprescindible pensar qué habrá de distinto y diferenciador en el contenido que haremos llegar a los navegantes que visiten nuestros perfiles. Es fundamental recordar que los medios sociales no son sólo un canal de venta. Atosigar a los navegantes con ofertas, promociones y publicidades puede resultar contraproducente y hacer que los usuarios huyan de sus perfiles en redes sociales.

Lo ideal es publicar contenidos que tengan que ver con su negocio pero que, al mismo tiempo, resulten de utilidad para el usuario y aporten algún tipo de valor. Por ejemplo, si su empresa vende productos para reparar y acondicionar el hogar, una vez por semana puede publicar un artículo con consejos respecto a pintura, mantenimiento, etc.

Seleccionar herramientas de medición

El último paso es establecer herramientas y parámetros de seguimiento que nos permitan medir la efectividad de nuestra presencia en la red social. Para esto se pueden utilizar las propias herramientas de estadísticas que nos ofrece cada red social: aplicaciones de webmetrics como Google Analytics en caso de reenviar tráfico a nuestra web; o plataformas de gestión como HootSuite, que nos permiten analizar la viralidad de nuestra acción en las redes sociales.

En todos los casos es imprescindible definir claramente las herramientas y los criterios que se aplicarán antes de lanzar cualquier acción, ya que estos elementos serán imprescindibles para saber si nuestros esfuerzos están rindiendo los frutos esperados.

Llegada la hora del lanzamiento de la acción, es necesario tener siempre presentes algunas premisas fundamentales: procurar generar contenidos originales y de calidad, que resulten atractivos para los usuarios. Promover la participación de los usuarios y la interacción y, sobre todo, mostrar siempre el máximo respeto y cortesía, aún con aquellos usuarios que actúen de forma agresiva o desconsiderada.

Tomado de: www.puromarketing.com